jueves, 22 de junio de 2017

Sol de Invierno - Alfajores




Este trabajo empezó en 2016 de la mejor manera, cuando el estudio de diseño Morello-Giungi me recomendó a uno de sus clientes para hacer fotos de producto. La primera etapa fue hacer fotos sobre fondo infinito blanco que pudieran recortarse para ilustrar la caja de alfajores artesanales de Sol de Invierno, una casa que elabora y vende productos sin T.A.C.C.




Hacer fotos de alimentos es siempre un desafío, tienen que verse impecables, tentadores, aunque también realistas y naturales. Por lo tanto además de flashes y pantallas, entre los accesorios indispensables se cuentan los guantes, pinzas, pinceles, palitos, tijeras...  y mucha paciencia. 

El trabajo quedó completo con el diseño de Mariano y Maxi y, finalmente, la impresión de las cajas. Ver las fotos aplicadas, en uso, es una gran satisfacción. Termina de dar forma a lo que empezó gestándose como un boceto o una idea muchos meses atrás. 
Muchas gracias por el trabajo en equipo a Mariano y Maxi (estudio de diseño Morello-Giungi), a Eduardo y Agustina de Sol de Invierno por la confianza. Y a mi colega Ana Clara Saenz por los consejos sobre cómo fotografiar chocolate! :) 






jueves, 21 de julio de 2016

Herramientas del fotógrafo: ¿Para qué sirve Lightroom?


Si uno se dedica a la fotografía en tiempos digitales, es casi necesario contar con la ayuda de algún programa que nos permita lidiar con las tareas diarias: almacenar, archivar, organizar, elegir, editar, preparar para compartir o hacer copias, mostrar los trabajos, etc.



Aún para los que no desean “intervenir” sus imágenes y prefieren las fotos “tal cual salieron de la cámara”, los programas como LR nos ponen a disposición una serie de herramientas útiles para la organización y clasificación de las imágenes que se acumulan por cientos y miles. Poder ubicar y seleccionar fotos, aunque hayan sido tomadas en diferentes épocas, con diferentes equipos, etc es una función importante de la base de datos.

También poder preparar correctamente los archivos para imprimir suele ser un inconveniente, cuando no encontramos con fotos cortadas o con colores diferentes a los deseados.
Para los que disfrutan de editar, o en terminos de LR “revelar”, haciendo un paralelismo con el laboratorio analógico, las posiblidades son enormes y bastante intuitivas. No se corre el riesgo de arruinar las imágenes ya que el programa es no destructivo, tanto para usuarios de formato raw como jpg. Es decir que se puede experimentar, jugar, comparar resultados, y siempre con la certeza de que se puede volver para atrás en cualquier instancia.


Con el uso, uno advierte que tiene ciertas costumbre o gustos sobre como ordenar o editar sus fotos. LR permite que aprovechemos esto para ahorrar tiempo por medio de los ajustes preestablecidos, es decir que se pueden guardar en casi todas las etapas y herramientas, ajustes personalizados para aplicar a una o muchas imágenes a la vez.



miércoles, 9 de marzo de 2016

Talleres

El nuevo gif para promocionar los talleres de Lr y Ps.

jueves, 3 de marzo de 2016

jueves, 25 de febrero de 2016

ISA | Superhéroe

Ficha técnica

Nombre: Isa
Poderes: 
- Su presencia/contacto transforma cualquier cosa mala en algo insignificante. 
- Sus argumentos son a prueba de balas.







lunes, 4 de enero de 2016

jueves, 20 de agosto de 2015

Taller | Jorgelina Galicer: Escultora

Ya escribí sobre lo que me gusta de los talleres como espacios de acción y experimentación, y en particular los talleres de los artistas. Hace poco me tocó trabajar en uno lleno de trayectoria y de vida. 
Uno de los espacios parece tener la función de recepción, será por el minúsculo escritorio con llaves, celular, puchos, cenicero, agenda, teléfono, planta. El lugar está abarrotado de piezas que hace tiempo están ahi. Una telaraña une la foto descolorida de un grupo de personas en algun viaje con un premio o distinción. Muchos libros de arte y cosas que se fueron ubicando en los estantes casi al descuido y se quedaron ahí. Más fotos: egresos, viajes, fiestas, amigos, colegas, premiaciones, no son pocas. 
La otra habitación está en movimiento permantente, es pura energía. Hay herramientas por todos lados, un banco de trabajo, luz, todo parece estar en uso y no volver al mismo lugar del que salió.
Entre esos dos espacios me encontré con Jorgelina. La presentación fue corta, un intercambio de credenciales verbales que dejó en claro que cada uno sabía hacer lo suyo. Después, mi sorpresa. 
Me vi envuelto en el poceso íntimo de la creación, en la cocina de una obra de arte, con artista, asistentes, técnicos, consejeros externos y admiradores de paso. 
Pensé en todas las inseguridades y dudas que me atacan durante mi trabajo autoral, un ida y vuelta entre "acá hay algo" y "esto es una mierda". Tantas fotos desechadas y proyectos sin terminar. 
Jorgelina se planta, frente a su obra y sus dudas, las enfrenta cigarrillo en mano. Escucha a todos, pero se arriesga porque sabe lo que quiere contar. Vi sus pensamientos y no estaba el jurado, el público, ni sus amigos.
Este trabajo de fotografiar una obra (una escultura) me enseñó sobre el arte y el artista. Sobre esa energía imparable que es el deseo de contar una idea. Me topé con una artista con tal valor y convicción, como para dejar pasar a un extraño a su cocina. 
Sin necesidad de representante, vendedor, currículum o auto-bombo, Jorgelina y su obra aparecen, en mi imagen mental, como fuera de talla, gigantes plantados y dispuestos a hacerse escuchar.